Social Icons

miércoles, 28 de agosto de 2013

Colectivos y pueblos de Jalisco: "Los incendios forestales, un mecanismo de despojo en nuestros Territorios"




Guadalajara, Jal; Agosto de 2013


Año tras año se incrementan las áreas boscosas devastadas, los incendios exhiben el falso discurso ambiental oficial: Áreas Naturales “Protegidas”, principales afectadas por el fuego provocado. 

Colectivos registramos 6 mil hectáreas boscosas que han sido arrasadas para negocios capitalistas.
El despojo y la destrucción de los territorios y los bienes naturales de los pueblos y comunidades se despliega por todo el país, por todo el estado de Jalisco, como estrategia del capital y del Estado. Por ello no es casual que durante el periodo de estiaje del 2013 los incendios forestales se hayan incrementado tanto en cantidad de hectáreas devastadas como en total de árboles quemados. No es extraño tampoco que a pesar de esta tendencia creciente y del discurso ambientalista de la clase en el poder, esto no se traduzca en una verdadera política preventiva que neutralice y reduzca significativamente los efectos del fuego provocado. Los resultados dramáticos de los incendios forestales desdicen el discurso y la práctica gubernamental y empresarial en esta materia. No es difícil llegar a esta conclusión. Basta saber, por ejemplo, que el gobierno tiene las evidencias de que muchos de los incendios son provocados; que los incendios "suceden" justamente en las llamadas Áreas Naturales Protegidas (ANP) y que estas a su vez son las zonas asediadas por el capital inmobiliario dado su valor como posibles fuentes de mercantilización de la tierra y de acumulación de grandes capitales. Muchos de los lugares siniestrados son territorios cuya belleza e importancia natural ha sido conservada ancestralmente por los pueblos y comunidades que los habitan como elementos vitales.

La estrategia es sencilla pero muy perversa: algún agente del capital prende el fuego en lugares y horas premeditadas y el gobierno (federal, estatal o municipal) no acude a tiempo, a pesar de las voces de alarma social. Y cuando lo hace, manda a sus brigadas contra incendios prácticamente con las manos vacías a combatir el fuego. Por supuesto, como justificante, se dice rebasado ante el tamaño y la cantidad de incendios. Al final, y eso sucede año con año, el gobierno a través de alguna de sus muchas instituciones convoca a los medios para dar un informe de los daños, mismo que suele reducirse a las cifras oficiales sobre tierras de cultivo, bosques y pastizales arrasados por el fuego, y se habla de ello como si la recurrencia de los incendios fuera algo natural. No estamos de acuerdo y nos oponemos a todo lo anterior, por ello estamos aquí para denunciarlo públicamente.

Para los diferentes colectivos y comunidades de Zapopan, Tlajomulco, El Salto, Juanacatlán, Guadalajara  y Ciudad Guzmán que suscribimos este pronunciamiento, en la concluida temporada de estiaje, la voracidad de los capitalistas y las políticas de despojo de los territorios promovidas por los malos gobiernos generó la devastación más importante de los últimos años en toda la entidad a causa de los incendios forestales provocados y combatidos insuficientemente o de forma tardía, especialmente en las comunidades en las que vivimos y en donde existen distintos tipos de ecosistemas que están bajo el asedio de diversos empresarios cuyos intereses se ven beneficiados con los incendios: los empresarios del desarrollo inmobiliario, de la industria maderera, de los monocultivos (aguacateros), los proyectos y la obra pública (carreteras, macrolibramientos) y la industria del turismo.

Sabemos que el gobierno, en todos sus niveles, es cómplice de los capitalistas en el plan de destrucción y despojo de nuestros territorios comunitarios, pues de diversas maneras facilitan y promueven su invasión y explotación. Así, ya se sabe que después de un incendio viene el cambio de uso de suelo. Esta política atiende a los intereses de quienes tienen el poder del dinero, por lo que la implementación de estrategias para garantizar la prevención y el adecuado control de los incendios forestales no son una prioridad y ello se ve reflejado en la escasez de brigadas de combatientes que existen en el estado de Jalisco, en el precario equipamiento de que disponen para desempeñar su difícil y arriesgado trabajo (herramientas especializadas insuficientes y en mal estado, nulos o inadecuados equipos de protección personal, insuficientes vehículos para el transporte de las brigadas y para el combate, casi nulos medios aéreos), así como en los bajos sueldos que reciben.

La política ambiental del país, de corte neoliberal, funciona bajo la lógica de la administración de la naturaleza, del principio capitalista de que ésta contiene recursos que deben ser explotados, y que deben ser mercantilizados todos los elementos inconmensurables de la tierra. Por ello siguen hablando de “recursos" y no de territorios, de espacios naturales sociales/colectivos. La legislación ambiental vigente es la base legal que sirve de extensión al discurso del desarrollo sustentable. No debe haber "tierras ociosas", como si ociosidad fuera la capacidad que tienen los bosques para limpiar el aire, captar y generar agua, para evitar inundaciones, para ser refugio y casa de una gran diversidad de plantas y animales.

Cada incendio reedita la negligencia, la impunidad y la incongruencia con los marcos normativos que el gobierno mismo ha definido. Si antes tenía un sentido social, ahora a la legislación se le está dando uno muy diferente además de que las leyes siguen siendo laxas tanto en su contenido como en su aplicación. Generalmente se entendía como positivo el hecho que algún territorio se decretara o reconociera como Área Natural Protegida (ANP), una de las varias figuras que se han inventado, asumiendo que ello era en realidad una medida que resguardaba él territorio; no han sido pocos los casos en los que lograr este tipo de decreto fue una demanda social. En los tiempos del capitalismo salvaje las ANP se han convertido en formas de administración capitalista del territorio y solo en apariencia son zonas de conservación; lejos de ser decretos que garanticen la conservación de los espacios naturales colectivos, están siendo utilizados en el proceso de privatización que nos despoja de nuestros territorios para ponerlos a disposición de los proyectos de los capitalistas.

Muestra de lo anterior es que existe una clara coincidencia entre los territorios que fueron deliberadamente incendiados durante esta temporada de sequía y cuatro de las áreas naturales protegidas del Jalisco administradas por los tres niveles de gobierno: el Parque Nacional Nevado de Colima (federal); el Área de protección hidrológica Cerro Viejo, Chupinaya, Los Sabinos y el Área natural protegida de la barranca del rio Santiago (estatales); y el Área de protección hidrológica del bosque El Nixticuil, San Esteban, El Diente (municipal - Zapopan).

Parte importante de la política de despojo que los capitalistas y el Estado despliegan con los incendios de nuestros territorios, es la simulación y manipulación que se hace con las cifras y estadísticas respecto de los cientos de miles de hectáreas quemadas anualmente. La información que ofrecen las instituciones gubernamentales no la consideramos confiable, sin embargo, aún según las cifras oficiales, la devastación de esta temporada de estiaje es tan grande (36 mil hectáreas) que equivale a imaginar que se hubiese incendiado completamente el bosque La Primavera y un poco más. Esta política de simulación se ha venido acompañando en últimos años con la amenaza aparente y mediática empleada por el Estado, de que todo terreno incendiado no podrá ser sujeto de cambio de uso de suelo sino después de dar veinte años para su recuperación (art. 117 de la Ley de Desarrollo Forestal Sustentable) y que los incendiarios serán perseguidos y juzgados (art. 418 del código penal federal), sin embargo, el discurso sustentable reflejado en la legislación ambiental, encubre varios elementos que sirven al despojo, y que consideramos necesario señalar. Cuando existen denuncias populares ante la PROFEPA (y estas logran prosperar frente a su burocracia y los intereses políticos en turno), las inspecciones que dicha dependencia realiza (cuando las hace) son de manera tardía, cuando gran parte de los indicios del fuego han desaparecido; así se encubre a los incendiarios, en complicidad con los intereses capitalistas. Por otro lado y en esencia, la legislación es permisiva del cambio de uso de suelo aun cuando el territorio haya sido incendiado, para ello la SEMARNAT junto con muchas de las consultoras que trabajan como mercenarios ambientales, operan el trámite para solicitar, a través de un "estudio técnico" el “pago de derechos por el cambio de uso de suelo en terrenos forestales incendiados”, herramienta de la legislación ambiental mexicana a través del cual también se evade la responsabilidad de los incendios y se legaliza la destrucción del territorio.

Pero la simulación no termina ahí. Continua con el hecho de que tras las múltiples denuncias que nuestras comunidades y otros pueblos (Jalisco fue el estado en presentar más denuncias ante PROFEPA por estos hechos en este año, Excélsior 12/05/13) hemos presentado durante años no ha existido ninguna sanción a los intereses que asedian los bosques y tampoco han sido contenidos los proyectos de despojo. En municipios como Zapopan, la simulación se ha innovado con el montaje por parte del gobierno municipal de la denuncia ante la PGR de algunos de los incendios pretendiendo con ello deslindarse de su responsabilidad.

Los otros efectos de los incendios

Nosotros pensamos que los incendios forestales tienen otros efectos, que van más allá de lo árboles quemados y el número de hectáreas devastadas. Por ello consideramos que los informes de las autoridades son omisos, erróneos, limitados, parciales y evidencian su interés por mantener la idea de que cuando los bosques se incendian lo único que se pierde son pastizales y árboles siempre y cuando estos sean grandes y frondosos. Esconden y minimizan los múltiples impactos que tienen los incendios sobre el ecosistema y de los cuales nadie se hace cargo.

Por otro lado, la forma como se combaten los incendios de los bosques y la manera como luego se pretende restaurarlos confirma la noción errónea que se tiene de los bosques y su diversidad, así como la visión antropocéntrica de las relaciones de la sociedad con la naturaleza. Si no hay pérdidas humanas la devastación generada por el fuego se subestima. Sin mucho pesar se lamenta la pérdida de los árboles pero ninguna preocupación causa la muerte de un número incuantificable de los otros seres vivos que habitan los bosques como la diversidad de aves, reptiles, felinos, venados, conejos, tlacuaches, jabalíes, lombrices, ratas;  insectos, muchos de ellos microscópicos, y/o el desplazamiento de muchas especies que, terminan perdiendo su hábitat.

Desde el punto de vista de los pueblos y comunidades afectadas encontramos múltiples daños en los territorios aledaños a las zonas incendiadas. Como ejemplos, enunciamos algunos de ellos:

Efectos ambientales: el más evidente es el incremento de la contaminación del aire. Lo que ya no vemos pero si sucede es que los incendios acaban con la hojarasca y ello significa una disminución de la capacidad del bosque para infiltrar el agua de lluvia. Esto nos pone frente al riesgo de inundaciones a la vez que el suelo se degrada, erosiona y pierde fertilidad. Se rompe el ciclo reproductivo de las especies y son disminuidas las nuevas generaciones de vida silvestre. Simplemente el cambio del color verde del bosque al negro (quemado) implica una mayor concentración de calor.

Efectos sobre la salud: al respecto destaca que los incendios provocan intoxicaciones y traumatismos, o daños agudos y crónicos en todos los seres vivos que habitan en los bosques y sus cercanías y que son expuestos a altas concentraciones de contaminantes. De los afectados inmediatos son los brigadistas que generalmente combaten los incendios sin el equipamiento de seguridad necesario. Por otro lado, en las poblaciones afectadas, cercanas al incendio o las que reciben las cenizas, son los niños y adultos mayores lo más afectados. Sube el estrés y se multiplican las enfermedades respiratorias y cardiovasculares. En general, este tipo de exposición a contaminantes podría significar, a mediano y largo plazo, la reducción de varios años de vida.

Efectos psicológicos: ver el bosque en llamas produce efectos como pánico, ansiedad, preocupación, depresión, nostalgia. También se siente decepción o impotencia por querer combatir el fuego y no poder hacerlo al carecer de la formación y el equipamiento  necesario.

Efectos económicos: no es menor decir que mucha gente, por el riesgo que significa, no puede llegar a sus centros de trabajo pero, además, durante los días del incendio consume más agua, se ven la necesidad de ir a consulta con el médico y de adquirir algunos medicamentos especiales. Todo ello tiene un efecto sobre su de por si golpeada economía.

Finalmente queremos decir que nosotros no somos un movimiento ecologista o ambientalista, sino pueblos, comunidades y colectivos que defendemos nuestra  vida, la de nuestros territorios y todo lo que éstos contienen. Hacemos hoy esta denuncia pública sobre los incendios como estrategia que amenaza la preservación de nuestros territorios, para enfatizar que los incendios están convertidos en el mecanismo más funcional, que el capital está utilizando para incrementar el despojo de la tierra y la naturaleza.

Detener los incendios forestales provocados, consideramos, es una acción importante en la defensa de la tierra. Nosotros vemos entonces que hacernos cargo de la vigilancia de nuestros territorios como medida de autoprotección ante los incendios deliberados es importante y la única forma de autodefensa que tenemos frente a la voracidad capitalista y de los malos gobiernos. Las relaciones sociales capitalistas, autoritarias y mercantilistas que se promueven y protegen por el Estado no están respetando nuestros territorios, incluidos los bosques que allí existen, en el capitalismo no hay posibilidad de la conservación de la vida. Por ello no estamos interesados en ser un movimiento que pretenda "presionar" al gobierno para que cumpla con la protección y defensa de la tierra y la vida. Es por eso que invitamos a todos los pueblos y comunidades de Jalisco a inaugurar o continuar con los procesos autogestionados que nos permitan conservar los territorios donde habitamos y desarrollamos nuestra vida cotidiana.




Colectivos y comunidades firmantes:

Colectivo Rebelión Cotidiana, Ciudad Guzmán
Comité Agua y Vida, Santa Cruz de las Flores, Tlajomulco
Comité Salvabosque en Defensa del Bosque El Nixticuil, Zapopan
Comunidad Indígena de Ixcatán, Zapopan
Un Salto de Vida, El Salto


*En este cuadernillo encontrarán el presente pronunciamiento junto con la información y datos que fueron registrados por la propia gente de los pueblos y comunidades a los que pertenecemos con respecto a los incendios provocados en nuestros territorios; ofrecemos también la compilación de algunos textos en los cuales cada pueblo y comunidad hace un análisis de los incendios como mecanismo de despojo, así como de las afectaciones al territorio a causa del fuego; pero además de las posibilidades de autodefensa que como colectivos encontramos para resistir a esta estrategia que los capitalistas están empleando para mercantilizar los espacios naturales colectivos.

Para acceder al cuadernillo completo visita: 
http://issuu.com/autonomia/docs/dossier_incendios_provocados-2013.o

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
 

Sample text

Sample Text

Sample Text

http://giss.tv:8001/radio_tierra.ogg
Escuchalo en tu navegador o en un reproductor como el VLC

 
Blogger Templates