Social Icons

domingo, 24 de agosto de 2014

[Crónica] La séptima Carrera de los Remedios

[Crónica] La séptima Carrera de los Remedios   
Texto: María Quinn
Fotos:María Elisabet Ramírez


Al sonido del disparo empiezan a correr por el agua y por la vida. Hay una carrera de dos kilómetros, otra de cinco y una más de diez. En un pueblo que medirá unas ocho cuadras de largo. En Temacapulín, en los Altos de Jalisco, la lucha por la mera existencia del pueblo sigue. 

Hace nueve años llegaron a decirles, no eran autoridades, en el pueblo que se iba a construir una presa y los iban a inundar. Así, sin más. Sin consulta, sin evaluación a los daños ambientales. Cultivadores de chile, albañiles, mujeres y personas mayores que vivían de lo que mandaban sus hijos desde Estados Unidos tuvieron que convertirse en expertos en cuencas hidrológicas, conocedores de métodos de obtención de energía y expertos en derecho ambiental. A ellos nadie los iba a inundar, su pueblo era el centro de sus relaciones sociales.

El gobierno ofreció reubicarlos a un lugar cercano de nombre Talicoyunque. Ahí no crece el chile, ni se puede subir al cerro a cosechar nopales cuando las cosas van mal. Algunos vendieron sus propiedades, los menos. La mayoría cuelga lonas afuera de sus casas, indicando a todo el que pase que de ahí no se salen. 




El 23 y 24 de agosto de 2014 ocurrieron la 5ta Feria del Chile y la 7ma Carrera de los Remedios en Defensa del Valor Histórico y Cultural de Temacapulín. A las carreras con más afluencia, la de cinco y la de diez kilómetros, se inscribieron cerca de 190 personas. Corrieron en dirección a Palmarejo, otro de los pueblos que se inundaría en caso de que la presa se construyera.

En la primera carrera, celebrada después de la Feria del Chile y donde corrieron mayoritariamente niños, había que subir el Cerro de la Cruz, bajar y subir el cerro donde está el cementerio viejo. Un hombre con unos dientes de menos y ojos cansados apunta a un niño que no deja de moverse en la primera fila y comenta que ése es ‘su gallo’, el de la camiseta gris con el número 28.  Todos llevan hojas de papel con su número de registro prendida de la camiseta con alfileres.


Ganó el Padre Gabriel, quien correrá al día siguiente los diez kilómetros. Es para él una especie de calentamiento. El segundo lugar fue para Chuy, el hijo de Doña Juanita y Don Poncho, quienes tienen un mesón a un costado de la plaza. Lo reciben con aplausos y gritos y Doña Juanita dice que lo chingón lo sacó de ella.

Para la carrera principal, a las nueve de la mañana del domingo, el Padre Gabriel alienta a los demás competidores. Explica que es una carrera con causa. Se escucha el soundtrack de la película de Rocky. Algunos de los atletas tienen calentando desde las siete. Hay neblina en el cerro. En la primera fila hay un hombre con el pelo gris tirándole a blanco, con surcos alrededor de los ojos y las piernas flacas. No deja de moverse en su lugar. Otro hombre tiene los ojos cerrados y las manos juntas enfrente de la cara. Cuando los abre, se persigna y manda un beso al cielo. Hay un muchacho más joven, en la tercera fila, que saca su celular y se toma una ‘selfie’ antes de empezar.

El Padre Gabriel le pasa el micrófono a Abigail, la presidenta del Comité Salvemos Temaca, Acasico y Palmarejo, y se incorpora a la masa de competidores. La multitud corea ‘¡Temaca vive, la lucha sigue!’. Ella da el disparo de salida, se escuchan porras y las últimas palabras de aliento de las familias a sus concursantes.


Desde temprano algunas personas apartaron sus lugares en la calle Hidalgo, de donde salen los corredores. Algunas personas mayores traen rebozos, tapabocas y bastones. Un anciano está sentado al lado de su puerta, con la andadera enfrente y una cobija sobre las piernas. Voltea hacia el arco inflable de Electrolit, no despega la mirada. Al poco rato llegan los primeros que sólo corrieron cinco kilómetros. Los que estaban desayunando en el Mesón de Mamá Tachita salen corriendo a apoyarlos en los últimos metros. Chuy no tarda en llegar, estuvo entre los primeros diez. Les toman fotos y les gritan palabras de aliento. Luego vuelven a su desayuno. La operación se repite cuando llegan los primeros de los diez kilómetros.

Cruza la meta una pareja mayor tomados de la mano. Después viene una señora con el pelo completamente blanco, respirado dificultosamente, pero sin dejar de correr. Pasa una mujer con un muchacho y un señor de cada lado, éstos con sus medallas. Regresaron para acompañarla en el último tramo. En la carrera nadie se rinde.  En Temaca, ni se rinden ni se cansan.

Finalmente, este pueblo sigue al pie del cañón nueve años después de que empezaron una lucha. En cada ocasión posible, gritan ‘¡Ríos para la vida, no para la muerte!’. Un pueblo desencantado con las autoridades municipales, estatales y federales. Un pueblo que encontró una manera más de defenderse de la injusticia y los intereses económicos de unos cuantos: el deporte solidario.


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
 

Sample text

Sample Text

Sample Text

http://giss.tv:8001/radio_tierra.ogg
Escuchalo en tu navegador o en un reproductor como el VLC

 
Blogger Templates